jueves, 24 de marzo de 2016

Un saludo, la chica del iPod rosa.

Me gustaría dedicar unas palabras a aquellas personas que un día no supieron valorarme. Hoy quiero expresarme libremente y decir todo lo que un día, por mi inocencia y poco orgullo, siendo una niña no me atreví a decir.
¿Qué clase de personas sois? ¿Cómo tenéis que ser para tener la necesidad de amargarle la vida a otra persona y encima sentiros agusto con vosotros mismos? ¿Qué clase de ser humano es capaz de minusvalorar y ridiculizar a alguien para sentirse orgulloso del sufrimiento ajeno? ¿Qué clase de personas podéis ser tan mezquinas?
Mira os cuento, cuando estás bajo el pellejo de la persona acosada resulta difícil contestar, defenderse. Y mucho más siendo una persona de corazón noble que es incapaz de acribillar a alguien incluso estando en sus peores momenos. No os imagináis ni llegais a rozar por un momento lo que es luchar día a día en una clase que:
1 No tienen el mínimo respeto por ti.
2 No son capaces de valorarte lo suficiente como persona.
3. Que te ofenden y te insultan sin tu hacerles absolutamente nada.

Y creedme no es sólo es la persona que empieza el "juego", sino aquellos que le siguen y se acaban haciéndose partícipe de una "broma" si es que pueder considerarse asi. Pero lo peor no es ésto,  lo peor son aquellos que callan. Los que son conscientes de la situación, ven a esa persona mal y no tienen el coraje de hablarle y preguntarle,  sino que callan con tal de conservar su  digámoslo ¿Populismo?.  Y esa persona aguanta y dura tiempo manteniéndose asi, indefensa.

Luego todo pasa, al final todo tiene un final. Y te paras a pensar y te dices ¿Porqué no dije todo aquello antes? Desde el primer momento haberles plantado cara diciéndoles ¡Basta! Dándoles a entender que por mucho que quisieran no iban a poder contigo, que no llegarían al punto de hacer que fueras cada día con miedo al colegio cabizbaja por cada pasillo pensando en que sería lo próximo que te iba a tocar pasar.

Aunque en aquellos momentos fuera débil, hoy no y puedo decir que soy una persona fuerte, que lo superé todo como pude y con el apoyo de los que en verdad si puede decirse que son personas. Y sí hoy todo sólo forma parte de algo que se ha fugado con el viento y siento deciros, si por algún día deseasteis que me fuera mal en la vida,  que eso no se ha cumplido. Sino que a día de hoy soy una persona feliz, sin preocupaciones del que dirán. Que yo no soy como vosotros y espero que tengáis lo que os merecéis, siendo felices, pero recordad que el daño causado sólo ha servido para que ésta que está aquí crezaca a nivel personal.
Pd: hoy lo único que os voy a pedir es que no malgateis el tiempo en desprestigiar a nadie,  sed vosotros mismos dejando libre a los demás.

Un saludo, la chica del iPod rosa. 

sábado, 9 de enero de 2016

¡Feliz 2016!

Que la alegría, la ilusión, los buenos momentos pero sobre todo la familia, sigan estando presente en nuestro día a día.  Que las ganas no se pierdan y que los sueños se sigan cumpliendo. 


¡FELIZ 2016!

lunes, 19 de octubre de 2015

SALCHIPAPAS

Cuando empiezas de "tranquis" y te acabas liando, cuando los planes improvisados resultan ser los mejores. Cuando compartes momentos con grandes personas, saber que están ahí por mucho que a veces se escondan. Como cuando quien no quiere la cosa, te reúnes después de tanto tiempo y ves que todo vuelve a ser como antes. Cuando cantar por la calle se convierte en el mejor de los juegos y acabar un viernes tomando cockteleras con tus amigas se vuelve una noche de recuerdos. De esas que no se olvidan. No sé, disfrutar cada momento y dejarse llevar.


Saber estar

Llega un momento en el que buscas a alguien que se asiente en tu vida de manera especial, alguien que sepa cómo, cuando y dónde estar. Esa persona que llegue para quedarse, porque la esencia de una pareja es eso, saber estar. 


lunes, 15 de junio de 2015

Valorar a pesar de tus diferencias

Lo admito, soy difícil. Resulta complicado entenderme, que me convenzas y sobre todo que me impresiones. Lo confieso, soy cabezota, muy cabezota y si algo se me mete en la cabeza no hay quien me lo saque. Consigo todo lo que quiero. Lo asumo, soy sensible, demasiado en algunas ocasiones. Todo afecta en este mundo repleto de sensaciones. Lo reconozco, soy testaruda, me enfado cuando me tocan la moral y si se pasan de la raya. Mejor no verme enfadada. Lo digo, soy como soy y no gusto a todo el mundo, pero eso es algo que no me preocupa. Quererse a uno mismo es lo principal. Lo acepto, pienso mucho las cosas y le doy muchas vueltas a la cabeza, pero eso no implica que no sepa dejarme llevar. Y sí me encanta. Lo repito, soy ordenada, obsesa por tener todo en su sitio aunque como bien he dicho mi cabeza es un desastre. Cuadriculada digamos. Lo sé, soy muy especial para algunas cosas, en esas pequeñas en que todo ha de ser a mi gusto y si me incomoda me entra ansiedad.

Pero a pesar de todo esto, sé valorar bien lo que tengo. Las personas que están ahí ante todo son las verdaderamente importantes. Y no hace falta que vaya nombrando, que con pocos dedos de la mano los cuento y tanto vosotros como yo misma, sabemos perfectamente quienes sois. 


lunes, 4 de mayo de 2015

"Fácil y sencillo, para toda la familia"

Hay pequeños detalles que te llenan día a día. Momentos que volverías a repetir una y otra vez sin cansarte. Gente que viene a tu vida para hacerte mejor persona. Lugares que son únicos. Secretos que guardas bajo la coraza de su corazón. Está quien te demuestra tanto en tan poco. Caminos que aún quedan por recorrer. Canciones que dedicas transmitiendo lo que sientes. Amores que simplifican tu vida. Y cómo bien dices fácil y sencillo para toda la familia.


Creo que ha llegado la hora...

Todo empieza un día cualquiera en el que te das por vencida y piensas esta será la última vez que lo intente, no voy a volver a malgastar mi tiempo en estar amargada por culpa de una persona que ni siquiera muestra interés por mí. Entonces, aparece, en el momento más indicado y sin esperarlo. Aparece la persona que hace que remuevas todo el pasado para demostrarte que hay un presente estable, para demostrar que todo el daño causado no es más que una lección y que hay quien de verdad sabe apreciar a quien tiene delante. Y sí, apareciste tú. La verdad no se cómo de rápido ha pasado el tiempo a tu lado, pero lo que sí se es que ahora en este instante de felicidad te tengo a ti. Y no hay mayor alegría que saber que por fin puedo volver a confiar en alguien como nunca antes lo había hecho. Creo que ha llegado la hora... de confesar por primera vez ante este lugar llamado mundo que... ¡TE QUIERO!