martes, 4 de octubre de 2011

Deja de fingir, cariño.

Quiero poder sacar tu nombre de mi cabeza, olvidarme de tu número de teléfono y dejar de pensar en tu sonrisa. Quiero poder dejar de creerme que no me has utilizado, poder dejar de pensar en ti y poder ser feliz.
Quiero que dejes de fingir que no te importo, que no sabes que estoy aquí, que he decidido esperarte sin más, sin hacer preguntas ni saber respuestas. Quiero que algún día pienses en aquello, en aquello que mereció la pena, en el que ya no importan el que dirán  y que te pesen las cicatrices y la nostalgia de los tiempos felices. Quiero que pienses que me vas a encontrar, que no me importa la hora ni el lugar que sea. Que he dejado las luces encendidas por si un día decides venirme a buscar a mi habitación, donde paso las horas muertas, que espero incondicionalmente a que quieras volver a empezar. Quiero que algún día se te ocurra venir a por mi , que me llames, que me digas que todo ha sido un error, que nunca debimos habernos separado y que fuiste un idiota. 


         ¡Deja de fingir que se te nota a la legua que te mueres por mi.!

No hay comentarios:

Publicar un comentario