martes, 11 de octubre de 2011

¡No llores por que terminó, alégrate porque sucedió!

Es increíble como un simple lugar, una simple palabra, un número, un gesto, te pueden hacer recordar mil cosas y personas que han pasado por tu vida. Quién no ha pasado por ese lugar, ese lugar donde empezó todo con esa persona tan importante en tu vida, donde allí empezó el tonteo, las miradas, las caricias, los besos.. es increíble como al pasar por ese lugar recuerdas todo, hasta el más mínimo detalle, recuerdas las sensaciones que viviste, lo que pensabas, lo que sentías. Recordar el día exacto en el que empezó todo. Y lo más importante, quién no recuerda todo lo que has querido a esa persona, todo lo que has llorado, todo lo que has reído, ¡quién no recuerda a esa persona! Esa que aunque pasen años y años siempre la recordarás, y claro que ya no sentirás nada de lo que sentías, simplemente te acordarás de todo lo pasado y te saldrá una sonrisa por haber vivido aquello que viviste y que en su día querías.



No hay comentarios:

Publicar un comentario