jueves, 17 de noviembre de 2011

Aprenderás-Descubrirás

Después de un tiempo aprenderás que amar no siempre significa apoyarse y que compañía no siempre significa seguridad. Comprenderás a aprender que los besos no son contratos, ni regalos, ni promesas. Empezarás a aceptar tus derrotas con la cabeza erguida y con la mirada al frente; con la gracia de un adulto y no con la tristeza de un niño. Te darás cuenta de que incluso las personas buenas podrían llegar a herirte alguna vez y necesitarás perdonarlas. Aprenderás que hablar puede aliviar los dolores del alma. Descubrirás que lleva años construir confianza u apenas unos segundos destruirla, y que tú también podrás hacer cosas de las que te arrepentirás el resto de tu vida. Te cercioraras que las verdaderas amistades continúan creciendo a pesar de las distancias. Y que es preferible tener tres amigos verdaderos que mil que muestres indiferencia, que los buenos amigos son la familia que nos permitimos elegir. Aprenderás que si no controlas tus actos, ellos te controlaran a ti y que ser flexible no significa ser débil o no tener personalidad, porque no importa como de delicada y frágil sea una situación; siempre existen dos lados de ver las cosas. Aprenderás que la paciencia requiere mucha práctica. Descubrirás que algunas veces, la persona que esperas que te patee el culo cuanto te caes, tal vez sea una de las pocas que te ayuden a levantarte. Madurar tiene más que ver con lo que has aprendido de las experiencias, que con los años vividos. Comprenderás que cuando sientes rabia, tienes todo el derecho a tenerla, pero eso no te da el derecho a ser cruel y pagarla con la primera persona que se te cruce en el camino. Descubrirás que sólo por el hecho de que alguien no te ama de la forma que quieres, no significa que no te ame con todas sus fuerzas, porque hay personas que nos aman y no saben como demostrarlo. No siempre es suficiente ser perdonado por alguien, algunas veces tendrás que aprender a perdonarte a ti mismo. Aprenderás que con la misma severidad que juzgas, también seras juzgado y en algún momento condenado. Y que no importa en cuantos pedazos tu corazón se partió, el mundo no se detiene para que lo arregles. Entonces y sólo entonces, sabrás realmente lo que puedes llegar a soportar, cuando tienes que ser fuerte y lo lejos que podrás llegar a ser a pesar de los obstáculos que te hay en el camino a a lo largo de tu vida.



No hay comentarios:

Publicar un comentario