miércoles, 2 de noviembre de 2011

No, nunca.

  
No me creo ni me creeré nunca que alguien se levante queriendo a una  persona  y la olvide a la hora de la siesta.
                                          
                                                                                                    

No hay comentarios:

Publicar un comentario