martes, 27 de diciembre de 2011

Queridos Reyes Magos...

Este año no me he portado muy bien, ya quedó atrás eso de no recoger los juguetes o montarle un berrinche a mamá cuando no me compra mi capricho. No, este año es peor, este año he decepcionado a más de una persona, he gritado cosas que debería haberme callado cuando me enfado, he olvidado recordar una vez al día a gente que ya no está... y así podría seguir rellenando mi listas de cosas que he echo mal. Pero lo peor es que he rozado el límite del egoísmo y no me importa. Pero a pesar de todo me atrevo a pediros mis regalos. Y sé que es muy difícil que me los traigais porque ellos no quieren venir pero tengo que intentarlo porque lo que deseo lo siento tan lejos de mí que creo que solo me queda recurrir a unos magos como vosotros para que puedan conseguirlo.
Queridos Reyes Magos: Quiero un beso de esa boca que me encanta. Quiero un diario en blanco para que pueda escribir todas las tardes que me invento que pasamos juntos. Quiero una caja de lápices de colores para pintar su sonrisa cada vez que esté triste o pintarla porque sí, sin más, simplemente porque adoro verle sonreir. Quiero esas mariposas que me dan cuando le veo y me mira y me sonríe , para que las sienta él también cuando cuando estoy a su lado. Quiero una bufanda que huela a él para que cuando me entren ganas de abrazarle y no pueda, poder liarme en ella y creer que está más cerca de lo que el mundo se empeña en demostrarme. Quiero sus secretos en un cofre bajo llave del que solo yo tenga la llave. Quiero una caja donde pueda guardar todos los besos que le quiero dar, pero que sea grande porque haciendo cuentas, si tengo ganas de besarle unas 100 veces al día por 1000 besos que le daría cada vez, son miles de millones de besos. Quiero la fórmula mágica de sus sonrisas, quiero saber como hace que aparezcan y quiero que me contagie cada vez que las vea. Quiero un bolígrafo que no se borre nunca para ir escribiendo en cada esquina una razón por la que me tiemblan las piernas cuando le veo, o por qué sonrío cuando lo hace él, o por qué aparece en cada uno de mis sueños. Quiero una cámara especial para capturar el mismísimo momento en el que me mire con esa mirada diferente, especial, única, que no se la de a nadie más, solo a mí, aunque sé que nunca lo hará. Quiero un libro de cuentos, para creer en los finales felices, en los que el príncipe de enamora de la princesa, u me da igual si el príncipe viste de azul o de naranja chillón, porque a él todos los colores le sientan bien.Y por último; Quiero un típex para borrar el miedo que siento cuando pienso que si le digo que me muero por él, me dirá que él no siente lo mismo. Le quiero a él.








No hay comentarios:

Publicar un comentario