sábado, 25 de febrero de 2012

No quiero que vuelvas, ya no te espero.

Quizás sea eso, el hecho de no poder tenerte, de no verte; que haga que para mí ya no seas tan importante como antes. Vale sí, mentiría si dijera que no siento nada por tí, porque no es así, siento cosas pero no con la misma intensidad, tan solo es ese cariño que se le coge a ciertas personas. Sí, sigues ocupando un hueco en mi corazón y en un lugar de mi mente, pero ya no abarcas tanto como lo hacías tiempo atrás. Se me hace difícil recordarte, ya no te veo en sueños. Y pensar en lo que podría haber pasado, en empezar una nueva historia, nuestra historia, para mi ya no tienen ningún sentido. Podría reconocer que aún sigo con la ilusión de que vengas y me digas que aún siente algo, que me quieres, pero si te tengo que ser sincera, ya no quiero que vengas. Se que volverías a hacerme daño y no, no quiero. Porque si va a venirme a romperme el corazón, que sea en pedazos que te quepan por el culo. Que ahí te puedes quedar con tus mentiras y promesas, que ya no sirven de nada. Que aunque aún te quiera, yo ya ni te espero, ni quiero que vuelvas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario