jueves, 12 de abril de 2012

No quiero que pienses que me tendrás aquí siempre que a ti te apetezca.

Odio muchas cosas de mi alrededor. Odio la gente falsa, las miradas de superioridad, los "te quiero" por compromiso y los " lo siento" por educación. Odio tener que esperarte, para que vengas cuando te apetezca. Odio sentirme tan sola cuando mi mejor amiga no estás o cuando te llevas contigo a mis dos mejores amigas. Odio los días de lluvia, aunque me encanta correr debajo de ella, pero lo que más odio es su maldita luz gris.Odio los lunes, después de un fin de semana que ha pasado volando, y tener que escuchar sonar el despertador. Odio que los viernes llueva, porque es el mejor día para disfrutar con las amigas. Odio verte conectado y que no me hables, pero lo si que odio es que me ignores después de haber pasado medio día comiéndonos a besos.Odio el machismo, el egocentrismo y el egoísmo. Odio que ciertas personas me restrieguen lo bien que les va con su novio, cuando ahora nosotros tan solo somos dos extraños.Odio que te dediques a coquetear con las otras sabiendo que me tienes detrás tuya y sobre todo a tu antojo. Odio que compenses tardes y noches llorando en la cama, con tardes de pasión en tu casa. Odio ser, en definitiva tu segundo plato. Y sí, también odio que casi todos mis oídos vayan en relación contigo.Porque me acostumbré demasiado rápido a tenerte, y porque te quiero como no debería hacerlo, es decir, más que a mi misma y a mi propia vida . Y la verdad es que eso no puede ser. Odio que cuando voy a empezar a dejar de quererte, o incluso a punto de olvidarte, aparezcas tú con tu sonrisa de pícaro y con tu "que sosa estás". La verdad es que  aveces odio quererte, pero me encanta besar y estar contigo en tu cama llenándonos a caricias.




¡Si tu me dices ven, yo lo dejo todo!¡Pero, dime ven!

No hay comentarios:

Publicar un comentario