jueves, 3 de mayo de 2012

Help.

Rabia mezclada con lágrimas sabor a desesperación de los días que hemos desperdiciado. Ganas de mandarlo todo a la mierda gritando que este mundo no está hecho para mí. Intento adaptarme cada día un poco más, pero las desgracias nunca tienen suficiente, van a por mí. Ya no sé ni lo que siento, no sé lo que pienso, no sé lo que digo. No sé nada. Por favor, querida felicidad que todo el mundo busca en secreto, ¿te importaría buscarme? Enserio, quiero que mis días recuperen la ilusión que tenían antes.



No hay comentarios:

Publicar un comentario