viernes, 26 de octubre de 2012

Soy feliz, ahora si que puedo decirlo.

Hoy estoy feliz. Por primera vez en mi vida soy feliz. Hace unos meses que me ha cambiado por completo, que me ha dado un giro de 360º. Cuando piensas que nadie te respeta, que no vales ni una mierda, que todo lo malo te pasa tí, va apareces nueva en una clase con más de 80 personas, y en ese momento te cambia la vida. Y eso es lo que sentí al entrar aquel día en mi primer día de Universidad. De pensar que no merezco la pena, he pasado a valorarme por quién soy, y por como soy. En como la gente puede llegar a quererte en apenas un mes, en como van cogiendo confianza poco a poco y te valoran y respeta como tu eres. La universidad me ha enseñado a ser yo, a no esconderme, a no tener miedo del que dirán, porque no le vas a caer bien a todo el mundo, pero si le vas a caer bien, es por personalidad no por el físico. Hay tantas cosas que he aprendido en tan poco tiempo, que no se como explicar todo lo que me ha cambiado la vida, para bien. Porque ahora estoy en el mejor momento de mi vida, porque gracias a personas como las que he conocido puedo crecer poco a poco y aprender lo pequeño se hace grande día a día. Esta sensación que me invade por todo el cuerpo es increíble, es especial, ahora es cuando reboso de alegría, allí donde vaya. Y porque aún me quedan muchos años por vivir esta etapa, y me siento más y más feliz, y con más ganas. Y sí, por fin soy feliz. 


Que las tristezas valen la pena cuando tu ojos, quieren llorar pero me disimulan de reojo.

A veces creemos que a nosotros nada bueno puede pasarnos, que estamos condenados a vagar solos, a fingir las sonrisas y resignarse a pensar que el mundo estás en nuestra contra. Estamos tan acostumbrados a ser infelices que tenemos miedo a ser felices, a que todo nos vaya bien porque sabemos que la caída desde arriba duele más. Pero entonces, cuando menos te lo esperas, estás en el momento adecuado, con las persona indicada, y tus pilares se desmoronan. Sin darte cuenta vuelves a estar ilusionada, vuelves a sentir sensaciones que creías olvidadas, pero también tienes miedo a volver a ser la de antes, aquella que vivía con miedo a las decepciones. Pero en cambio, es el momento de dejarse llevar, de vivir, de soñar despierta, de hacer lo que tú quieras con quien tú quieras y como tú quieras. El mundo seguirá estando en tu contra, pero ya nos estás sola.




martes, 16 de octubre de 2012

*

- No va a funcionar, es como si me pusiera unos zapatos con los que no me sintiera cómoda.
+ Y, ¿Qué te parece andar descalza durante un rato?


Te quiero, entero.

Voy a aterrizar en tus brazos y a conocer cada uno de tus miedos. Memorizaré la forma de tus párpados, de tu lengua. Voy a escalar tu espalda, y recorreré con mis labios tu cuellos. Voy a contar cada uno de tus vértebras, tus lunares, hasta tus pestañeos. Voy a erizarte la piel y a hacer que tu voz haga eco. Recordaré cada parte de tu anatomía, hasta hablar fluidamente el lenguaje de tu cuerpo. Gravaré mi mirada en tu piel y soltaré de un sólo golpe todos esos abrazos impacientes. Te haré collares de besos, hasta tener sobredosis de ti.