viernes, 26 de octubre de 2012

Que las tristezas valen la pena cuando tu ojos, quieren llorar pero me disimulan de reojo.

A veces creemos que a nosotros nada bueno puede pasarnos, que estamos condenados a vagar solos, a fingir las sonrisas y resignarse a pensar que el mundo estás en nuestra contra. Estamos tan acostumbrados a ser infelices que tenemos miedo a ser felices, a que todo nos vaya bien porque sabemos que la caída desde arriba duele más. Pero entonces, cuando menos te lo esperas, estás en el momento adecuado, con las persona indicada, y tus pilares se desmoronan. Sin darte cuenta vuelves a estar ilusionada, vuelves a sentir sensaciones que creías olvidadas, pero también tienes miedo a volver a ser la de antes, aquella que vivía con miedo a las decepciones. Pero en cambio, es el momento de dejarse llevar, de vivir, de soñar despierta, de hacer lo que tú quieras con quien tú quieras y como tú quieras. El mundo seguirá estando en tu contra, pero ya nos estás sola.




No hay comentarios:

Publicar un comentario