jueves, 1 de noviembre de 2012

La mayoría de las veces nos callamos lo más importante.

-Lo siento.
-¿Qué lo sientes? Como si fuera suficiente. Como si eso fuera a evitar que me sienta una mierda. Como si no fuera a seguir amándote por encima de todo. Ahora te largas, con un 'lo siento', sin despedirte y yo tengo que asumir que todo ha sido mentira, que tan sólo ha sido un juego, que nunca has sentido como yo he sentido. Ahora tengo que asumir que todas las veces que imaginé un futuro a tu lado, estaba imaginando una utopía, algo que nunca sería real. Tengo que asumir que nunca más volveré a verte sonreír gracias a mi, que nunca volveré a sonreír gracia ti. Tendré que evitar enamorarme de ti cada vez que te vea. Como si eso fuera posible. Tendré que fingir que no me muero por besarte, por abrazarte, por poseerte. Y que ya no te tendré en mis malos momentos, ni podré sentir que estoy en los tuyo, y tampoco compartir la alegría en los buenos momento. ¿ Porqué me has enamorado? ¿Algo ha sido real? ¿Me has querido alguna vez? ¿Has sentido por mi una cuarta parte de lo que yo sentí y sigo sintiendo por ti? Supongo que se acabó eso de sonreír por ti antes de dormir y nada más despertarme. Ante todo, nunca dejaré de amarte, nunca te olvidaré, porque yo dije siempre y será para siempre. No importa, lo superaré.



No hay comentarios:

Publicar un comentario