jueves, 27 de diciembre de 2012

Quizá la clave para ser realmente libre sea, reír cuando puedas y llorar cuando lo necesites.



No hay comentarios:

Publicar un comentario