lunes, 25 de febrero de 2013

The sky is the limit.

¿Cuantas veces te caíste?. Y sin embargo hoy estás aquí, resplandeciendo en lo alto de la cima. Cantas contándonos a todos que hoy eres fuerte, que no pasa nada si el rendirte es sólo para entrenar tu fuerza.Y nos regalas esa sonrisa que confirma tu llegada, la auténtica persona que conocíamos está aquí, de nuevo, llenando de luz la oscuridad que dejó. Hoy sabe que no volverá a recaer, y si lo hace, será para coger carrerilla, y llegar a lo más alto, porque: El cielo es el límite.


sábado, 16 de febrero de 2013

Porque a pesar de todo nunca dejé de quererte.


Adoraba como pasabas de enfadado a enamorado en cuestión de segundos, me encantaba tu piel, y tu olor cada vez que me abrazabas. Adoraba el modo en el que te decía "Sí" a todas tus locuras. No podía vivir sin tus abrazos constantes. Me encantaba cuando te burlabas de mis tonterías y eso te hacía estallar en mil sonrisas. Disfrutábamos sin hacer nada, matando el tiempo, caminando, dándonos besos. Adoraba tantas cosas de ti. Y ahora todo lo echo de menos. Porque cometí ese error que comete todo el mundo de creer que eras quien yo quería que fueras, de sin conocerte decirte que eras el hombre de mi vida, de pensar que eras mi uno entre un millón, y porque me creí que eras para siempre, que serías mi antes y mi después, lo que siempre había soñado. 

Sonríe, yo invito.

Tú, que estas hay sentada simplemente mirando la pantalla del ordenador. Tú, que te puede el miedo. Tú, que te mueres de vergüenza. Tú, que todo lo que haces te sale mal.Tú, que cada día te enfrentas al mundo con una sonrisa; aunque en realidad dentro tengas una verdadera tormenta. Tú, la que sabe lo que es no ser correspondida, la que no sabe olvidar y se da cuenta de lo jodido que es no lograr dejar de pensarle. Tú, que aunque digas que no, sabes cómo eres. Y aun así sigues sorprendiéndote a ti misma cada día. Tú, que lloras, que sonríes, que vives, que gritas y cantas. Tú, que siempre intentas dar lo mejor de ti, llegar al corazón de la gente, ayudar aunque te quedes en el intento. Tú, que matarías por ellas, aunque no lo sepan. Tú, que finges que todo te da igual. Tú que estás leyendo esto, sonríe, porque vales mucho. Sonríe, yo invito.