sábado, 16 de febrero de 2013

Porque a pesar de todo nunca dejé de quererte.


Adoraba como pasabas de enfadado a enamorado en cuestión de segundos, me encantaba tu piel, y tu olor cada vez que me abrazabas. Adoraba el modo en el que te decía "Sí" a todas tus locuras. No podía vivir sin tus abrazos constantes. Me encantaba cuando te burlabas de mis tonterías y eso te hacía estallar en mil sonrisas. Disfrutábamos sin hacer nada, matando el tiempo, caminando, dándonos besos. Adoraba tantas cosas de ti. Y ahora todo lo echo de menos. Porque cometí ese error que comete todo el mundo de creer que eras quien yo quería que fueras, de sin conocerte decirte que eras el hombre de mi vida, de pensar que eras mi uno entre un millón, y porque me creí que eras para siempre, que serías mi antes y mi después, lo que siempre había soñado. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario