jueves, 24 de marzo de 2016

Un saludo, la chica del iPod rosa.

Me gustaría dedicar unas palabras a aquellas personas que un día no supieron valorarme. Hoy quiero expresarme libremente y decir todo lo que un día, por mi inocencia y poco orgullo, siendo una niña no me atreví a decir.
¿Qué clase de personas sois? ¿Cómo tenéis que ser para tener la necesidad de amargarle la vida a otra persona y encima sentiros agusto con vosotros mismos? ¿Qué clase de ser humano es capaz de minusvalorar y ridiculizar a alguien para sentirse orgulloso del sufrimiento ajeno? ¿Qué clase de personas podéis ser tan mezquinas?
Mira os cuento, cuando estás bajo el pellejo de la persona acosada resulta difícil contestar, defenderse. Y mucho más siendo una persona de corazón noble que es incapaz de acribillar a alguien incluso estando en sus peores momenos. No os imagináis ni llegais a rozar por un momento lo que es luchar día a día en una clase que:
1 No tienen el mínimo respeto por ti.
2 No son capaces de valorarte lo suficiente como persona.
3. Que te ofenden y te insultan sin tu hacerles absolutamente nada.

Y creedme no es sólo es la persona que empieza el "juego", sino aquellos que le siguen y se acaban haciéndose partícipe de una "broma" si es que pueder considerarse asi. Pero lo peor no es ésto,  lo peor son aquellos que callan. Los que son conscientes de la situación, ven a esa persona mal y no tienen el coraje de hablarle y preguntarle,  sino que callan con tal de conservar su  digámoslo ¿Populismo?.  Y esa persona aguanta y dura tiempo manteniéndose asi, indefensa.

Luego todo pasa, al final todo tiene un final. Y te paras a pensar y te dices ¿Porqué no dije todo aquello antes? Desde el primer momento haberles plantado cara diciéndoles ¡Basta! Dándoles a entender que por mucho que quisieran no iban a poder contigo, que no llegarían al punto de hacer que fueras cada día con miedo al colegio cabizbaja por cada pasillo pensando en que sería lo próximo que te iba a tocar pasar.

Aunque en aquellos momentos fuera débil, hoy no y puedo decir que soy una persona fuerte, que lo superé todo como pude y con el apoyo de los que en verdad si puede decirse que son personas. Y sí hoy todo sólo forma parte de algo que se ha fugado con el viento y siento deciros, si por algún día deseasteis que me fuera mal en la vida,  que eso no se ha cumplido. Sino que a día de hoy soy una persona feliz, sin preocupaciones del que dirán. Que yo no soy como vosotros y espero que tengáis lo que os merecéis, siendo felices, pero recordad que el daño causado sólo ha servido para que ésta que está aquí crezaca a nivel personal.
Pd: hoy lo único que os voy a pedir es que no malgateis el tiempo en desprestigiar a nadie,  sed vosotros mismos dejando libre a los demás.

Un saludo, la chica del iPod rosa. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario